Unidad Técnica de Construcciones y Energía

La Universidad de Zaragoza consigue el sello CÁLCULO-REDUZCO-COMPENSO

La Universidad de Zaragoza ha recibido el certificado de inscripción en el Registro de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de absorción de dióxido de carbono por el año 2020. Este registro continuado es el resultado del trabajo realizado durante los últimos cuatro años, ya que la Universidad de Zaragoza comenzó a medir la huella de carbono en 2016. Fue una de las cuatro primeras universidades españolas en registrar su huella de carbono, lo que permite identificar las organizaciones que se están esforzando en la lucha contra el cambio climático.

En 2016 empezó a registrarse una huella sin compra de energía con la garantía de origen renovable. Al año siguiente, en 2017, la huella se redujo un 60% gracias a que se pasó a adquirir energía eléctrica con garantía de origen renovable. Después, las emisiones se mantuvieron estables.

La Universidad de Zaragoza introduce anualmente los datos de consumos energéticos y de combustibles de los edificios y vehículos universitarios de alcance 1+2, es decir, las emisiones directas + emisiones indirectas, en una calculadora que habilita anualmente el Ministerio para la Transición Energética. Esa calculadora, junto con un plan de reducción de emisiones, se envía al ministerio, que comprueba la correcta introducción de los datos a través de la solicitud de facturas que corroboren los datos aportados.

Según los cálculos medidos hasta la fecha, si se reparten las emisiones entre todos los estudiantes de la universidad, cada alumno se llevó a su casa 187kg de COO2 en 2018. Sin embargo, en 2020, la cifra fue de 137kg de CO2. Es una reducción importante que se espera que cada año disminuya gracias a los esfuerzos invertidos en ello.

Y este año se consigue un paso más: la compensación.

Tras demostrar este cálculo correcto de la huella de carbono durante cuatro años, la sección de Energía dio los siguientes pasos, marcando como meta no solo la reducción, sino la compensación de la huella de carbono. De hecho, en 2019 se inició el proceso para compensar el 10% de las emisiones de CO2 del suministro de gas propano utilizado para calefacción en la Escuela Politécnica Superior de Huesca y la compensación del 2% de las emisiones derivadas del suministro de gasóleo para 2020-2021. Todo esto ha permitido conseguir el sello COMPENSO.

Aún son unas compensaciones relativamene bajas, pero en los próximos años se espera ir aumentando el número.

El sello nace con una doble finalidad. Por un lado, facilita a las organizaciones demostrar su participación en el registro y, por otro, permite reflejar el grado de esfuerzo acometido por las mismas en la lucha contra el cambio climático. El sello, por tanto, permite identificar, para un periodo definido (anual), tres niveles de participación: cálculo de huella de carbono, su reducción y compensación.

Además de datos básicos de la UNIZAR, se pueden ver publicados los siguientes:

  1. Ratio de emisiones: Toneladas de Co2eq/unidad elegida por la organización, para cada uno de los alcances calculados por la organización.
  2. Emisiones: Toneladas de CO2eq para cada uno de los alcances calculados y el total.

Desde la Universidad de Zaragoza seguiremos trabajando por un modelo de universidad sostenible y respetuoso, en línea con los compromisos adquiridos con el proyecto "La Universidad camina hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible", de la Agenda 2030.